Los datos como una de las bellas artes

Visualización de una de las aplicaciones del programa Quadrigam, desarrollado por Bestiario.

Vivimos rodeados por un alud de datos y estadísticas que a menudo resultan incomprensibles y provocan en el usuario confusión y desasosiego. En contra de todo esto lucha Bestiario, un colectivo formado por el madrileño José Aguirre, el catalán Raimon Mirada y los colombianos Andrés y Santiago Ortiz, que desde hace siete años trabaja para proporcionar soluciones creativas e innovadoras que permitan visualizar la información y poder utilizarla de modo eficaz en ámbitos muy diversos: de la cultura a la empresa, de la ciencia a la industria. “En estos momentos, los datos son la materia prima más valiosa del siglo XXI y las organizaciones necesitan nuevas herramientas para poder trabajar con información compleja en tiempo real y hacer prospecciones sin necesidad de intermediarios externos”, explica Aguirre.

“Una base de datos es como un libro, admite múltiples interpretaciones. Los datos tienen estructuras fascinantes, que acaban indicando la estética de su visualización, aunque la mejor es siempre la que no se nota, la que está al servicio de la información y del receptor”, añade Ortiz, en Barcelona para impartir una conferencia en el marco de la muestra sobre la Escuela Ulm, organizadas por el Dhub.

De estas consideraciones y de la idea de centrarse en las exigencias del usuario nace Quadrigram, un lenguaje de programación visual revolucionario, que acaba con la discriminación por la cual solo los expertos saben acceder y publicar determinados contenidos, mientras que la gente se tiene que fiar de sus análisis sin poder comprobar su veracidad. “No creemos en la industria del Business Intelligence, creemos que una cosa es el negocio, pero que la inteligencia debe ser patrimonio de todos” añade Aguirre, satisfecho de que Quadrigram es una de las diez herramientas, la única europea, que se presentará en la prestigiosa Strata Conference, que se celebra en San Francisco dentro de dos semanas.

Otra de las imágenes que genera el programa ‘Quadrigam’.

En estos años Bestiario ha conseguido establecer un flujo bidireccional entre la actividad comercial y artística de sus miembros, que se refleja en el indudable atractivo estético de sus trabajos, sin perder de vista la legibilidad y claridad. “No se trata de introducir elementos decorativos, aunque la comunicación debe ser eficaz, también hay que ofrecer imágenes agradables tanto fijas como en movimiento”, aseguran. Lo demuestran web extraordinarias como el Mapa y el Árbol de la Biodiversidad para el Museo de Ciencias Naturales de Barcelona, articuladas a través deinterfaces, simples e intuitivas, que admiten la introducción de nuevos datos y modifican automáticamente la visión de conjunto. “Quadrigram cuenta una historia que hace más actractivo cualquier dato, por ejemplo el flujo de bicicletas en la ciudad para implementar soluciones urbanísticas más eficientes”.

Además de haber creado distintas aplicaciones para el periódico The Guardian, también están trabajando con el Centro Pompidou de París, mejorando la agenda cultural del Instituto de Cultura de Barcelona y estudiando una visualización inédita para la colección de fotografía de la Fundación Telefónica. “Las máquinas no son suficientes, hay problemas que solo podemos solucionar nosotros, con nuestra inteligencia y la ayuda de herramientas diseñadas para dar sentido a los datos. Trabajamos en la innovación, pero no queremos avanzarnos al mercado, porque significaría estar desplazados. Queremos hacer herramientas para el presente”, concluye Aguirre.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s